Queremos compartir nuestra tarea educativa, carácter e ilusiones a través de un programa educativo reforzado con actividades complementarias y extracurriculares.

¡Te invitamos a que lo veas a través de nuestra web y este video que hemos hecho para nuestras familias!

(¡Haz click en la imagen para ver nuestro VIDEO!)

Además:

Teniendo en cuenta las características de nuestros alumnos queremos enfocar nuestro esfuerzo y dedicación para ayudarles, en la medida de lo posible, a convertirse en:

  • Ciudadanos del mundo.

  • Personas críticas, decididas y emprendedoras.

  • Personas formadas para vivir en el siglo XXI.

Como hemos ido reflejando a lo largo del todo el documento, nuestro alumnado procede de prácticamente todos los rincones del mundo. Sus familias saben lo que significa dejar su tierra, sus costumbres y a sus seres queridos para buscar un camino más esperanzador en otro lugar. 

Queremos seguir la estela de Kurt Hahn, fundador de “Outward Bound” así como de la filosofía seguida en las escuelas “Round Square”. En una de ellas, situada en Canadá, estudió el actual rey de España, influido por las ideas de la Reina Sofía, su madre y seguidora del pensamiento educativo de Hahn. Es por tanto un pensamiento plenamente avalado, aunque extrañamente poco conocido.

Kurt Hahn es una figura clave en la educación internacional, impulsor de la apertura de escuelas en Europa tras la II Guerra Mundial cuya finalidad fue (y aún sigue siendo en la actualidad) crear entornos educativos en los que jóvenes procedentes de diferentes países y culturas pudiesen encontrarse, conocerse, respetarse y evitar de este modo, que se volviesen a producir situaciones como la vividas en Europa durante aquellos complicados años. Nuestro centro es el lugar idóneo para continuar esta estela, y por tanto ésa es una de nuestras aspiraciones: crear ciudadanos del mundo que respeten y conozcan otras  culturas y formas de vida.

Consideramos que la diversidad, muy lejos de suponer un problema, se convierte en nuestro centro en una oportunidad. La diversidad cultural es una de las mayores riquezas de la existencia humana. Las comunidades de todo el mundo se enriquecen de forma extraordinaria honrando su propia cultura y, de igual modo, las costumbres y tradiciones de las demás. En la historia de los conflictos humanos, la cultura ha causado tantas guerras como el dinero, las disputas sobre el territorio y el poder. Tenemos en el Colegio Cenit la posibilidad de ofrecer a nuestros alumnos la oportunidad de conocer nuestra cultura, así como otras muchas.

Una vez más volvemos a Sir Ken Robinson: “ a medida que los seres humanos se vuelven más numerosos y se relacionan más entre sí,  respetar esa diversidad no solo es una decisión ética, sino un imperativo práctico. Las prioridades culturales de las escuelas son tres: ayudar a los alumnos a entender su propia cultura,  conocer otras distintas a la suya y fomentar un clima de tolerancia y de coexistencia cultural.”

Por otro lado, queremos desarrollar la resilencia, la confianza en uno mismo, el trabajo en equipo y la responsabilidad con la comunidad. Ésa es otra de nuestras principales aspiraciones, conseguir que nuestros alumnos sean personas críticas, decididas y emprendedoras.

Otro gran líder y pensador inspira ahora nuestras aspiraciones: “Estamos aquí para darle un mordisco al universo”, según Steve Jobs, co-fundador de una de las empresas más importantes de planeta (Apple) y paradigma del espíritu emprendedor.

Existe un aspecto económico en la educación que es imposible ignorar. La educación debe capacitar a los alumnos para convertirse en personas responsables e independientes económicamente. Muchas personas piensan que lo que sucede en los centros educativos es tan importante que no debería estar influido por intereses externos, como las necesidades del comercio y la economía. Sin embargo, no puede negarse la importancia de este ámbito en el sistema educativo en cuanto a la influencia que ejerce en los alumnos y sus familias.

Los gobiernos invierten dinero en educación porque saben que necesitan de una población activa para que prospere la economía. Al igual que los padres de todo el mundo, que esperan que esa educación ayude a sus hijos a encontrar trabajo y a independizarse económicamente cuando llegue el momento.

Muchas de las profesiones para las que fueron creados los sistemas educativos están desapareciendo en la actualidad. Del mismo modo, están apareciendo otras formas de trabajo, especialmente por el efecto transformador de las tecnologías digitales. Nadie es capaz de adivinar qué trabajos se desempeñarán dentro de cinco, diez o quince años, pero en nuestro centro nos proponemos acercarnos un poco más a esa realidad a la que nuestros alumnos van a tener que hacer frente. Queremos formarles para vivir en el siglo XXI.

Por otro lado, la Sociedad para las Competencias del Siglo XXI, con sede en Estados Unidos, un consorcio de diecinueve Estados y tres empresas asociadas, ha propugnado un plan de estudios en el que incluye ciertos aspectos que nos parecen interesantes:

  1. Desarrollar los siguientes temas transversales en diferentes áreas:

    Conciencia planetaria. Estamos en un mundo globalizado, en el que hoy vivimos en nuestro barrio, en nuestra ciudad de siempre, pero en unos pocos años, incluso meses, podemos trasladarnos a la otra cara del mundo. Es importante saber cómo se vive la vida siendo inmigrante, ponerse en la piel de los demás, saber respetar y tolerar formas de vida diferentes a las nuestras. Adaptarnos, cuidar y respetar el entorno, esté cerca o lejos de casa.

    Cultura financiera, económica, comercial o empresarial. Nuestros alumnos tienen entre 3 y 12 años, demasiado pequeños para hablar de términos tan abstractos como “finanzas”, “economía” o “empresa”, sin embargo son realidades a las que deberán enfrentarse. Y queremos incluirlas, a través del juego, del acercamiento y de la experiencia, adaptadas a su edad y su capacidad de asimilación. Nos proponemos hacer de nuestros alumnos personas con ideas, con entusiasmo y decisión, personas emprendedoras.

    Cultura cívica. Así mismo queremos contribuir al fortalecimiento de una cultura democrática, igualitaria y solidaria a través de la educación en valores.

    Cultura sanitaria. Otro de los aspectos que en nuestros días van cobrando importancia: el incremento de una sociedad cada vez menos sana. Hábitos y estilos de vida que impulsan el consumo de sustancias perjudiciales para la salud y el deterioro de la cognición. Nuestro centro se encuentra ubicado en un entorno proclive a este tipo de comportamientos, nuestros alumnos son testigos desde pequeños de estas acciones, por lo que nos vemos en la necesidad de mostrarles que otras formas de vida son posibles y mucho más beneficiosas. El deporte será aquí uno de nuestros grandes aliados.

    Cultura ambiental. Necesitamos que el mundo donde nuestros alumnos van a desarrollar todas sus ideas y  talento se mantenga a salvo. Los niños son la esperanza del planeta y pensamos que deben conocer su responsabilidad.

  2. Desarrollar en los alumnos competencias para el aprendizaje:

    Creatividad e innovación. Factores imprescindibles que nos proponemos fomentar desde la más temprana edad.

    Pensamiento crítico y resolución de problemas. Nuestro centro, al contar con niños y niñas procedentes de lugares y culturas tan diversas, se convierte en el lugar idóneo para aprender a dialogar, argumentar, tolerar…un entorno privilegiado para abrir la mente y comenzar a pensar sin limitaciones.

    Comunicación y colaboración. Íntimamente relacionado con el aspecto anterior.

  3. Desarrollar, de igual modo, las siguientes competencias para la vida y el trabajo:

    Flexibilidad y adaptabilidad. Queremos que nuestros alumnos aprendan a buscar alternativas y encontrar diversas soluciones, escuchando, pensando y valorando opciones diversas.

    Iniciativa y autonomía, competencias sociales y transculturales y capacidad de liderazgo y responsabilidad. Como ya hemos reflejado anteriormente, nos proponemos hacer de estos aspectos nuestras piedras angulares.

    La educación consiste en enriquecer las mentes y los corazones de los alumnos, y eso es lo que queremos alcanzar, a través de todos estos caminos. Para ello sabemos que es imprescindible poder ofrecerles a todos ellos un trato cercano, individualizado. Todos los alumnos son personas únicas con esperanzas, talentos, preocupaciones, pasiones y aspiraciones propios. Tratarlos como lo que son, personas individuales, es esencial para aumentar su rendimiento escolar. El Colegio Cenit es un centro que cuenta con un único grupo por curso, nuestros alumnos acaban formando parte de una gran familia, donde no solo los profesores conocemos todos sus nombres, si no que entre ellos también se tratan de forma cercana y familiar, conviviendo y aprendiendo mayores y pequeños, unos de otros.

Subir Arriba

Mantiene Hermes Interactiva

Colegio Cenit - Derechos reservados 2017

- C/ Vital Aza Nº31, 28017  MADRID -

Contacto: administracion@colegiocenit.es - secretaria@colegiocenit.es